China en Latinoamérica, ¿la oportunidad del siglo?

Nuevos mercados en Asia para la agroindustria mexicana
junio 11, 2020
Zonas económicas especiales en la ASEAN oportunidades para inversores estadounidenses
junio 15, 2020
Show all

China en Latinoamérica, ¿la oportunidad del siglo?

En medio de la brutal pandemia que ha detenido el mundo, China gana presencia en América Latina y mejora su posicionamiento en la región, mientras que Estados Unidos parece ausente. A lo largo de la historia, las crisis han sido caldo de cultivo para un cambio en el poder que rige nuestro mundo y en esta ocasión también surgen quienes advierten de intereses en esa dirección.

América Latina afronta la creciente amenaza del virus en una débil situación económica, pero estrechamente ligada a China. Por su parte, para Estados Unidos, la creciente presencia de China en América Latina ha sido mucho más que una pequeña molestia en su patio geopolítico.

Toneladas de donaciones de empresas privadas y patrocinadas por el estado de China han sido recientemente titulares en países de América Latina, declarados por el Organización Mundial de la Salud (OMS) como el nuevo epicentro de la pandemia. Pero, ¿tendrá la llamada “diplomacia de la máscara facial” un efecto a largo plazo en una región que se hunde en una recesión económica?

La mayoría de los expertos que hablaron con This Week en Asia dicen que es probable que la presencia de China crezca en el hemisferio sur después del coronavirus crisis, con un potencial mayor enfoque en salud y cooperación tecnológica.

Aunque es difícil predecir cómo se realinearán los intereses geopolíticos y comerciales, algunos investigadores dicen que Beijing está ganando la batalla de la percepción en América Latina, mientras emerge como un socio más activo y útil en medio de la pandemia que el Estados Unidos. Argumentan que esta crisis puede ser una oportunidad como ninguna otra para que China muestre su capacidad de liderazgo en una región que necesitará más ayuda.

El comercio entre China y la región alcanzó niveles récord el año pasado, llegando a US $ 307,4 mil millones, según Fitch Solutions. China es ahora el segundo socio comercial más grande de América Latina, después de Estados Unidos, y se está poniendo al día rápidamente.

El economista y académico taiwanés-ecuatoriano Po Chun Lee argumenta que “China tiene la oportunidad del siglo en América Latina y el Caribe porque la mayoría de los países desarrollados están planeando una desinversión en operaciones en el extranjero y preparándose para repatriar sus cadenas de suministro”.

En los últimos dos años, las finanzas chinas en América Latina han disminuido drásticamente en comparación con la década anterior. Pero Paulina Garzón, directora de la Iniciativa de Inversión Sostenible China-América Latina en la Universidad Americana de Washington, dice que “no se traduce en una menor influencia de China en la región”.

Ella espera que el núcleo de las relaciones entre China y América Latina se mantenga enfocado en proyectos de infraestructura y extracción después de la pandemia. La mayoría de los gobiernos de la región están anunciando como parte de sus estrategias de recuperación de Covid-19 nuevos planes para construir infraestructura, como Brasil, y para aumentar la extracción de recursos naturales, incluida la minería en Ecuador y Perú.

“Además, los países más endeudados están buscando desesperadamente formas de renegociar sus préstamos … y acceder a otros nuevos en condiciones más favorables”, dice Garzon. “En todos estos frentes, China probablemente continuará siendo un jugador central”.

Los préstamos chinos se convirtieron en una opción atractiva para los gobiernos latinoamericanos durante la última década, pero muchos, como Venezuela y Ecuador, están luchando para cumplir con los pagos. Beijing puede estar abierto a renegociar condiciones y ofrecer más ayuda. “Las extensiones de deuda son posibles”, dice el profesor. “Como dice el viejo dicho, los amigos necesitados son amigos de verdad”.

Beijing también podría usar sus bonos del Tesoro de los Estados Unidos para invertir en América Latina, dice el economista Lee. “Podrían redirigir estos [activos] para mejorar sus recursos estratégicos y objetivos geoeconómicos”, señala. “Pero es más probable que esto suceda siempre que se contenga la pandemia o se encuentre una cura, ya que invertir durante la pandemia tiene costos más altos”.

Pero, a medida que la mayoría de los países de América Latina caen en recesión y ven que sus tasas de desempleo se disparan, las secuelas de la crisis pueden generar una dependencia aún mayor del gigante asiático.

El presidente estadounidense Donald Trump ha demostrado que sus políticas son proteccionistas y con ello le ha brindado una oportunidad a China para llenar vacíos críticos en tecnología y desarrollo en toda América Latina. La administración Trump ha disminuido los fondos y la ayuda humanitaria en toda la región, y la semana pasada anunció que Estados Unidos se retiraría de la Organización Mundial de la Salud.

Como lo ven los estadounidenses, las empresas chinas están perjudicando a América Latina al invertir principalmente en la extracción y el transporte de sus preciosas materias primas. Esto, dicen, ha llevado a una mayor dependencia de los productos básicos en comparación con las empresas estadounidenses que se centran en la fabricación y los servicios.

En este contexto vemos que China ha trazado una nueva hoja de ruta para sus relaciones con los países de América Latina y el Caribe en un esfuerzo estratégico para expandir su influencia en el continente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *