La reducción de la capacidad da a los transportistas un dolor de cabeza a medida que las tarifas de transporte por carretera entre EE. UU y México se disparan

Camioneros reportan tiempos de espera de 8 horas en puerto de entrada de California
septiembre 25, 2020
Senador Cotton impulsa un Proyecto de ley para revocar el estatus de nación más favorecida de China
septiembre 25, 2020
Show all

La reducción de la capacidad da a los transportistas un dolor de cabeza a medida que las tarifas de transporte por carretera entre EE. UU y México se disparan

Ian Putzger, corresponsal de las Américas 16/09/2020

El transporte por Carretera entre México y EE. UU. no ha sido más fluido desde el T-MEC, el acuerdo comercial revisado entre EE. UU. y sus vecinos que reemplazó el marco de referencia del TLCAN el 1 de julio, fue rotundamente bienvenido por los grupos comerciales.

No ha aliviado los problemas de capacidad en la frontera de EE. UU. y México y las tarifas de transporte por carretera continúan aumentando mientras que una marea creciente de carga batalla para moverse.

Y la capacidad está configurada para ajustarse aún más, lo cual aumentará las tarifas aún más, advirtió Troy Ryley, presidente de Redwood Mexico, una división de Redwood Logistics establecida hace dos años para proporcionar soluciones transfronterizas.

Agregó que los tiempos de entrega generales serían probables de estirarse más a medida que se va construyendo la demanda en varios sectores.

“Los sectores de manufactura y el automotriz continúan impulsando la creciente demanda de capacidad en el mercado, a medida que su producción sube a niveles pre-COVID.”

“Esto, junto con el hecho de que el sector de consumo y de al por menor está volviendo en línea, incrementará la demanda de capacidad aún más y pondrá presión adicional en el mercado.”

“Los niveles de inventario minorista han estado en un mínimo histórico, pero con la temporada de vacaciones acercándose, la demanda está volviendo con fuerza,” agregó.

La contingencia por COVID-19 en México detuvo en seco la producción automotriz, y a medida que el sector se recupera, la demanda de capacidad se ha disparado, dijo Carlos Durón, presidente de Mexpress, la cual maneja un servicio de transporte de carga aérea consolidada a lo largo de la frontera.

Los negocios de Mexpress se mantuvieron fuertes durante la contingencia debido a la falta de capacidad de control interno dentro y fuera de México, dijo Mike Gamel, presidente y vicepresidente de ventas y marketing.

“Nuestro servicio de camión consolidado es la mejor alternativa a un servicio aéreo, debido a que no tenemos que despachar carga en la frontera, a diferencia de las demás compañías de camiones. Muchos transitarios internacionales que hemos perseguido a través de los años ahora están utilizando nuestros servicios.”

Además de sus salidas LTL programadas conectando a varios aeropuertos mexicanos con entradas a EE. UU. en California y Texas, Mexpress ha estado manejando fletes intercontinentales que distribuyen el tráfico mexicano a través de las puertas de enlace de EE. UU. En meses recientes, era principalmente tráfico de EPI, pero los fletes con auto partes hacia y desde Europa han ido incrementando.

Lo que agrava la situación para transportistas estadounidenses es un mercado de transporte por carretera doméstico fuerte que ha ajustado la capacidad y aumentado las tasas. Segun Truckstop.com, las tarifas de camiones a nivel nacional subieron casi en un 10% la semana pasada.

En este fuerte mercado, los conductores de camiones estadounidenses parecen estar menos dispuestos a viajar a México, con su incrementada demanda de opciones de transcarga en la frontera, dijo el señor Riley. Él estima que alrededor de 35% de la carga que va hacia el norte es transcargada, mientras que la mayoría del tráfico que se dirige hacia el sur es descargado en la frontera para la inspección de aduanas.

“El equipo es tan ajustado que muchas empresas están pagando al transportista hasta el punto muerto desde la frontera hasta las plantas para que puedan continuar moviendo el producto terminado hacia el norte”, dijo.

Y la mayoría de los observadores no esperan que la situación mejore en el futuro cercano, lo cual trae más dolor para los transportistas a medida que vencen sus contratos.

“Los clientes que no estaban sujetos a tarifas contractuales han experimentado los mayores aumentos – desde 10% a 50%, y hasta más dependiendo del carril,” notó el señor Riley.

“Esto no incluye los costos muertos de llevar el equipo al sur hasta las instalaciones de los clientes, ya que esto incluso afectó a aquellos con tarifas contratadas”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *