Persisten los riesgos para la recuperación económica de 2021

Amazon promete más de $ 2 mil millones para viviendas asequibles en tres ciudades centrales
enero 7, 2021
Llegada de demócratas al control del Congreso pronostica la caída más rápida del dólar
enero 9, 2021
Show all

Persisten los riesgos para la recuperación económica de 2021

Los optimistas pronósticos del FMI y la OCDE pueden pasar por alto factores clave

Está surgiendo un consenso optimista sobre las perspectivas económicas mundiales para 2021. El lanzamiento de la vacuna comenzará a alcanzar una masa crítica durante el verano, la actividad se recuperará, respaldada por condiciones financieras acomodaticias y apoyo fiscal, y la producción perdida continuará recuperándose hasta 2022.

El ‘Perspectivas de la economía mundial’ del Fondo Monetario Internacional de octubre predijo que la economía mundial crecerá un 5,2% en 2021. El crecimiento esperado de la economía avanzada de aproximadamente el 4% refleja un aumento del 3% en EE. UU. Y la zona del euro se expandirá un 5%. China e India lideran los mercados emergentes con incrementos del 8% o más. Las perspectivas de diciembre de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos fueron menos optimistas, especialmente en lo que respecta a la zona del euro, pero en general fueron similares.

La forma proyectada de la trayectoria de crecimiento es razonable. El apoyo fiscal y el desahorro pueden impulsar las perspectivas, especialmente con el Congreso de Estados Unidos en manos del Partido Demócrata. Pero una serie de riesgos a la baja podrían impedir la recuperación a medida que el mundo salga de la pandemia.

1. En las economías avanzadas, la vacuna tardará varios trimestres en implementarse. Podría haber retrasos e hipo en el camino. Estados Unidos ya ha tenido un comienzo más lento de lo esperado, al igual que varias naciones europeas.

2. La ola actual de coronavirus dañará la actividad económica más de lo que se pensaba. Los datos de alta frecuencia ya se han suavizado. Los bloqueos en Europa y el enorme aumento de casos en los EE. UU. Afectarán el gasto de consumo, empeorando las perspectivas, especialmente para muchos servicios como restaurantes, viajes y turismo . No se pueden descartar caídas del producto interior bruto del primer trimestre.

3. Las cicatrices del mercado laboral pueden ser mucho más persistentes de lo previsto, lo que ralentiza el reempleo. Las tasas de participación pueden permanecer bajas. La pandemia ha cobrado un gran precio en la participación femenina en la fuerza laboral . Es posible que los trabajadores que perdieron sus trabajos no tengan las habilidades para los nuevos.

4. Las economías avanzadas exigen demasiado a la política monetaria. Ya es extraordinariamente complaciente. Aún así, los bancos centrales tienen más municiones. Pero aunque la continua relajación mantendrá las condiciones financieras laxas y respaldará los precios de los activos, cualquier impulso adicional será pequeño.

5. La política fiscal se intensificó en 2020, pero será más conservadora en 2021. Estados Unidos aprobó otro proyecto de ley por valor de casi el 5% del PIB. Las perspectivas de un mayor apoyo fiscal han mejorado con el Partido Demócrata que tiene la mayoría en ambas cámaras del Congreso, pero aún existen obstáculos en el camino hacia un gasto sólido. Algunas naciones de Europa, como España e Italia, sienten que su espacio fiscal está limitado, mientras que otras pueden mostrarse reacias a utilizar el suyo. Dado el aumento de la deuda y el déficit en 2020, con razón o sin ella, los vientos políticos se inclinarán hacia la retirada de los estímulos.

6. Los problemas de solvencia podrían ser un problema este año. Las grandes empresas estadounidenses han podido obtener préstamos a tasas bajas en los mercados de capitales, pero a las empresas más pequeñas no les está yendo tan bien y se enfrentan a estándares de préstamos bancarios más estrictos. El apalancamiento empresarial elevado podría resultar en un aumento de quiebras e impagos . Las pequeñas y medianas empresas europeas pueden enfrentarse a limitaciones similares.

7. Se espera que China sea un importante motor de crecimiento mundial en 2021, pero podría enfrentar riesgos a la baja . China ha mostrado relativa moderación en su apoyo político. La política monetaria se centró en mantener un flujo de crédito en lugar de flexibilización cuantitativa o recortes de tipos. Lamentablemente, el apoyo crediticio se ha dirigido a menudo a empresas de propiedad estatal, en lugar de a empresas privadas relativamente más dinámicas. Las autoridades han permitido recientemente varios incumplimientos de bonos, alterando los mercados financieros. Según se informa, los bancos ya están endureciendo las normas crediticias. La política fiscal ha sido especialmente cautelosa en comparación con durante la crisis financiera mundial. Con la reanudación del crecimiento, las autoridades continuarán ejerciendo moderación macroeconómica, dirigiendo aún más su enfoque hacia las restricciones de apalancamiento.

8. El creciente superávit por cuenta corriente de China podría convertirse en una fuente de tensión. Está aumentando drásticamente dada la postura macroeconómica relativamente restringida, el colapso de las salidas del turismo, la reducción de las facturas del petróleo y los productos básicos, y el sólido equipo de protección personal y las exportaciones de trabajo desde casa. Como resultado, el crecimiento del PIB chino puede superar la actividad interna, absorbiendo la demanda del resto del mundo, lo que puede agravar las presiones proteccionistas globales.

9. Otros mercados emergentes se enfrentan a limitaciones constantes. Muchos se enfrentan a la pérdida de ingresos por turismo, la disminución de las remesas y los ingresos por productos básicos más bajos. Si bien algunos han emprendido una flexibilización cuantitativa o han comprado deuda pública, su margen de actuación es mucho más limitado que el de las economías avanzadas. Algunos, como Turquía, Argentina, Brasil y Ucrania, enfrentan problemas idiosincrásicos, mientras que México ha adoptado una postura política conservadora. Muchos países de bajos ingresos se enfrentan a problemas de endeudamiento.

10. La sociedad carece de una comprensión de cómo será la «nueva normalidad». ¿Los empleadores tardarán en recuperar mano de obra y dependerán más de la automatización? ¿Surgirá el populismo tras la pandemia e inhibirá la globalización? ¿Las tensiones chino-estadounidenses debilitarán las perspectivas? ¿Qué impacto tendrá el empeoramiento de la desigualdad?

A fin de cuentas, una fuerte recuperación es inevitable con el lanzamiento de vacunas y la aprobación de otro paquete fiscal por parte de Estados Unidos. Pero los responsables políticos no deberían ser complacientes. La transición para salir de la pandemia puede ser más lenta y dolorosa de lo que muchos prevén.

Mark Sobel es el presidente de OMFIF USA

Fuente: https://www.omfif.org/2021/01/risks-remain-for-2021s-economic-recovery/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *