USMCA/T-MEC entrará en vigor próximamente

China reactiva las cadenas de suministro mundial
marzo 14, 2020
La economía mundial pierde 50 mil millones de dólares
marzo 16, 2020
Show all

USMCA/T-MEC entrará en vigor próximamente

La Cámara Baja del Parlamento Canadiense aprobó, por unanimidad, el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), como último acto antes de suspender sesiones por la pandemia de coronavirus hasta el próximo 20 de abril. Posteriormente, el Senado también dio luz verde al tratado, con lo cual concluye el proceso legislativo.

Los tres socios del T-MEC tendrán listas las reglamentaciones uniformes para implementar las reglas de origen del sector automotriz y las reglas de operación del mecanismo de solución de disputas, especialmente en materia laboral. Más allá del debate sobre los puntos que son ventajosos o perjudiciales para México en este tratado, la pregunta que vale la pena plantear es si en realidad ayudará a impulsar la tan ansiada modernización del país. Podría hacerlo, aunque a un costo.

Los ajustes en materia laboral obligarán a México a cumplir mejores condiciones para los trabajadores mexicanos, mientras la industria automotriz tendrá que ponerse las pilas porque dentro de siete años el 70% del acero y del aluminio que utilicen deberá producirse en América del Norte.

Uno de los temas que ha ocasionado más controversia y dudas es el relativo a lo laboral, donde México tendrá que reformar sus leyes, modificaciones que se tendrán que acatar y hacerlas cumplir, para lo que cuenta con un plazo de cuatro años, ya que de lo contrario habrá sanciones. Las regulaciones están relacionadas con los siguientes derechos laborales: la eliminación de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio, la abolición efectiva del trabajo infantil, la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación, condiciones aceptables de trabajo respecto a salarios mínimos, horas de trabajo, y seguridad y salud, entre otros.

De las cadenas globales de lo que México exporta, 63% recae en un solo sector que es el armador automotriz. El país debe prepararse para que esa cadena de abasto se integre en el territorio nacional y no en Estados Unidos y Canadá. Para ello se ocupan  inversiones sustantivas y se requieren de mucho tiempo, es necesario trabajar con el gobierno para crear incentivos legales.

Con el USMCA/T-MEC México se encuentra en clara desventaja, como hemos referenciados en artículos anteriores, la cual se refleja desde el proceso de negociación, en el que Estados Unidos contó con una artillería de gran calibre encabezada por su estratega comercial el Dr. Peter Navarro, director de la Oficina de Política Comercial y Manufacturera (OTMP) y Robert Lighthizer, el representante comercial del gobierno estadounidense.

El gobierno mexicano optó, contra toda lógica y sensatez, por encomendar el hilado fino de la negociación final del tratado comercial más importante de la historia del país no a un grupo de expertos, que pudo haber estudiado y negociado con calma y pleno conocimiento de causa, sino a un solo hombre: Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores. En la última parte de la negociación se dejó fuera de la consulta al sector privado, no tuvo un acompañamiento técnico, lo cual impidió que México hubiera podido haber conseguido mejores condiciones.

Otra clara desventaja es la ausencia de cadenas de valor nacionales, lo cual se evidencia en la falta de capital o bienes de uso intermedio (equipos, maquinaria e insumos) para producir lo que se va a exportar. México tiene que invertir hacia su planta productiva nacional para poder impulsar un nuevo ecosistema de exportación y que el T-MEC no se convierta en un mecanismo de crecimiento solo para los vecinos del norte, sino que sea utilizado como un instrumento de desarrollo también para el país.

El nuevo tratado comercial fue ratificado primero por México el 10 de diciembre y luego por el presidente estadounidense Donald Trump el 29 de febrero, siendo Canadá el único de los signatarios que aún no lo había hecho. Por su parte, la administración estadounidense presiona para que el acuerdo entre en vigor antes del 1ro de junio.

Quedaría únicamente pendiente que la gobernadora general otorgue el Asentimiento Real y que el primer ministro, Justin Trudeau, decrete la ratificación del acuerdo para concluir el proceso de aprobación en Canadá. El tratado entrará en vigor dos meses después de que el último socio comercial notifique que ha concluido sus procedimientos internos de aprobación.

La bolsa mexicana cobra fuerza

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) inició el último día de la semana con una ganancia de 2.22%, tras el cierre de la jornada previa con una pérdida de 5.28%. Después de una jornada bursátil en la que los principales indicadores de Wall Street, la Bolsa Mexicana de Valores, Fráncfort y Madrid vieron sus peores bajas históricas y el peso mexicano alcanzó su peor nivel frente al dólar. Sin embargo, luego de un jueves negro, el peso y los mercados de valores de México y Estados Unidos tienen un mejor viernes 13 luego de las históricas caídas.

En México, el IPC, de la BMV subió 3.95% el viernes. El alza de la BMV estuvo condicionada por las inyecciones de liquidez que han anunciado en las últimas horas la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón. El peso mexicano avanza frente al dólar, aunque se encaminaba a culminar su peor semana en casi tres años y medio, impulsado por expectativas de medidas de emergencia para amortiguar el impacto en la economía global del coronavirus. Al cierre de operaciones, el S&P BMV IPC, principal indicador del mercado bursátil nacional, concluyó en 38 mil 85.05 unidades, lo que representó un avance de mil 448.35 puntos.

Sin embargo, pese a los buenos resultados de este viernes, la BMV terminó la semana con una pérdida de ocho por ciento —su peor desempeño semanal desde la crisis financiera global de 2008—; mientras que en lo que va del año, acumula una pérdida de 12.53 por ciento. Por su parte, el peso concluyó la semana con una depreciación de 9.01 por ciento o un peso y 81 centavos, cotizando alrededor de 21.92 pesos por dólar, siendo la mayor depreciación semanal desde noviembre de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *