Xi, el viejo amigo de Biden, ya no es el hombre que alguna vez fue

La próxima frontera en los pagos de Asia
noviembre 21, 2020
El paraíso tecnológico de Xi Jinping enfrenta vientos en contra
noviembre 28, 2020
Show all

Xi, el viejo amigo de Biden, ya no es el hombre que alguna vez fue

Biden y Xi se conocen desde hace nueve años, pero el ascenso de China ha complicado la relación entre ellos.

Katsuji Nakazawa es un redactor senior y redactor editorial de Nikkei que vive en Tokio. Ha pasado siete años en China como corresponsal y luego como jefe de la oficina de China. Recibió en 2014 el premio Vaughn-Ueda International Journalist de periodismo internacional.

TOKIO – Tras las elecciones presidenciales estadounidenses de la semana pasada, el restaurante Yaoji Chaogan de Beijing vuelve a ser noticia.

El restaurante de larga data, en una antigua sección de la capital china, sirve chaogan, una comida reconfortante para los ciudadanos comunes de Beijing que se prepara cocinando hígado e intestinos de cerdo.

Hace nueve años, Joe Biden, entonces vicepresidente del presidente Barack Obama, apareció para almorzar con su nieta Naomi.

Biden acababa de reunirse con el entonces vicepresidente chino, Xi Jinping. Las fotografías de un Biden sonriente se publicaron en los periódicos chinos al día siguiente, capturando la naturaleza cálida y amigable de la gira de seis días en el verano de 2011.

La administración Obama organizó un viaje inusualmente largo a China para que Biden pudiera formar una relación personal y profunda con Xi, quien a pesar de ser el heredero aparente del presidente Hu Jintao tuvo pocas interacciones directas con líderes extranjeros.

Los dos pasaron muchas horas juntos durante ese viaje y las posteriores visitas mutuas, pero este pasado no garantiza mejoras futuras en las relaciones entre Estados Unidos y China.

El entonces vicepresidente Joe Biden sonríe durante una parada en un restaurante local para almorzar en Beijing el 18 de agosto de 2011. Pero no probó el plato estrella chaogan. (Fotos de la fuente de Tetsushi Takahashi y Reuters)

Antes de las elecciones estadounidenses, muchos analistas chinos habían pronosticado que, independientemente del ganador, Biden o el presidente Donald Trump, las tensas relaciones de China con Estados Unidos continuarían. La pregunta importante es, ¿cómo lo ve el presidente Xi?

“Nuestro presidente debe sentirse un poco aliviado. Conoce bien a Biden”, dijo una fuente china versada en las relaciones con Estados Unidos. “Viajaron juntos hace nueve años, por lo que Xi probablemente entienda a su manera qué tipo de persona es Biden. Al menos no es tan impredecible como Trump”.

La gira de seis días de Biden por China en agosto de 2011 fue relajante. Permaneció en Beijing durante tres días, incluso para conversar con Xi. También visitó Chengdu, la capital de la provincia de Sichuan en el suroeste de China, para pronunciar un discurso y hacer turismo.

Durante la mayor parte de su viaje, Biden estuvo acompañado por su entonces homólogo Xi.

El veterano diplomático Cui Tiankai actuó como asistente e intérprete de facto. Cui se desempeñaba entonces como viceministro de Relaciones Exteriores. Dos años después, Cui fue a Washington como embajador en Estados Unidos.

Durante la gira de Biden por China, él y Xi pasaron mucho tiempo juntos, manteniendo conversaciones en Beijing y Sichuan, y comiendo en la misma mesa. Quizás no sean los mejores amigos, probablemente llegaron a conocer la personalidad del otro hasta cierto punto.

Sacar todas sus herramientas diplomáticas para entretener a los invitados y hacerlos sentir bien es una especialidad del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

Los entonces vicepresidentes Joe Biden y Xi Jinping cenan en el hotel Jianjiang en Chengdu, China, el 21 de agosto de 2011. (Foto cortesía de la Casa Blanca)

Biden did not forget to praise his hosts.

In his speech at Sichuan University in Chengdu, he said, “I would like to introduce you to two of my family members who I’ve brought along with me, my daughter-in-law Kathleen Biden and my granddaughter Naomi Biden.”

“It would be more appropriate to say Naomi brought me along with her since she’s a budding Chinese speaker, been taking Chinese for five years, so I’ve been listening to her on the whole trip,” he said.

He also referred to the experiences of another family member who, he said, “learned Mandarin at Harvard and spent a year in Beijing refining her language skills and ultimately worked at our Treasury Department on U.S.-China relations.”

The trip helped Xi, Biden and Cui sustain good U.S.-China relations in the years that followed.

In February 2012, half a year after Biden visited China, Xi traveled to the U.S.

In a Valentine’s Day meeting at the White House, Biden took Xi to the Oval Office for a courtesy call, where President Barack Obama sat down with the Chinese leader-in-waiting for 85 minutes.

Entonces-EE. UU. El presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden conversan con el vicepresidente chino Xi Jinping y su delegación luego de su reunión bilateral en la Oficina Oval el 14 de febrero de 2012. (Foto cortesía de la Casa Blanca)

Luego, Biden acompañó a Xi a Los Ángeles. Un acuerdo anunciado allí, para permitir más películas de Hollywood en China cada año, fue visto como un testimonio de la cooperación entre Estados Unidos y China.

Las relaciones con el sucesor de Obama, Trump, resultaron ser más complicadas.

Xi tiene un amargo recuerdo de su primer encuentro con Trump. En abril de 2017, mientras recibía a Xi en su finca de Mar-a-Lago, Trump ordenó un ataque con misiles contra Siria.

Xi y su esposa, Peng Liyuan, fueron recibidos en la finca de Florida por la hija de Trump, Ivanka, su esposo, Jared Kushner, y sus hijos, así como por la Primera Pareja.

Los niños de Kushner, Arabella y Joseph, cantaron la canción popular china “Mo Li Hua (Flor de jazmín)” para los invitados chinos. La propia Peng es una cantante conocida.

Las imágenes de Trump y su familia entreteniendo a Xi y Peng se volvieron virales en China. Pero inmediatamente antes del canto, la administración Trump había decidido lanzar los misiles, a pesar de saber que China se había opuesto a un ataque estadounidense.

Durante la larga cena posterior, comenzaron los ataques. Xi se quedó en la oscuridad. Solo cuando el banquete estaba a punto de terminar, Trump le informó de los ataques aéreos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama Melania Trump dan la bienvenida al presidente chino Xi Jinping y a la primera dama Peng Liyuan en la finca Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, el 6 de abril de 2017. © Reuters

The surprise was similar to one Xi had delivered to Biden in December 2013, after Xi had become China’s top leader. Biden was on another visit to China, this time accompanied by another granddaughter, Naomi’s younger sister Finnegan.

The idea was to project a “family-to-family friendship.” But that screenplay hit the trash can when it was learned China had abruptly established an air defense identification zone, or ADIZ, in the East China Sea, as if to coincide with Biden’s visit.

The zone affects the defense of the Japanese-administered Senkaku Islands, which China claims and calls the Diaoyu. Xi, who had by then taken the helm of the Chinese military, was playing a risky game, testing the U.S.-Japan security alliance.

Six months earlier, in June 2013, Xi had made his first visit to the U.S. as China’s top leader.

Xi held talks with Obama in the desert resort town of Palm Springs, California, and proposed “a new type of great power relationship” between the countries. It envisioned the powers leading the world while cooperating on an equal footing.

“The vast Pacific Ocean has enough space for both China and the U.S.” Xi told Obama, suggesting that the countries share or divide trade, economic and security interests in the Pacific.

In effect, Xi was claiming the western half of the Pacific Ocean for China.

Had the U.S. agreed, the power balance in the Asia-Pacific region would have crumbled.

The international order was at a critical juncture, and in November 2013, Susan Rice, Obama’s national security adviser, delivered an Asia-Pacific policy speech in which she expressed a willingness to accept the notion.

“When it comes to China, we seek to operationalize a new model of major power relations,” she said. “That means managing inevitable competition while forging deeper cooperation on issues where our interests converge — in Asia and beyond.”

For a brief moment, the world was on the cusp of a “G-2” era in which two great powers — the U.S. and China — reign as co-hegemons.

Instead, it marked the peak of U.S.-China relations.

When China set up its ADIZ in the East China Sea the following month, tensions flared.

Interestingly, after the Xi-Biden meeting at the end of 2013, the U.S. stopped using the term “major power relations.”

Biden had hoped Xi would be an open-minded leader and maintained a China-friendly posture. But with Xi taking a tough, military-first line, Biden had no choice but to alter his stance.

El entonces vicepresidente Joe Biden compra un helado en una tienda mientras recorre un callejón Hutong con su nieta Finnegan Biden y su hijo Hunter Biden en Beijing el 5 de diciembre de 2013. © Reuters

Entonces creció un sentido de cautela dentro de la administración de Obama, y ​​tres meses después, cuando Obama se reunió con Xi en La Haya en los Países Bajos, el líder estadounidense no hizo mención a las “relaciones de potencias importantes”.

El episodio marcó el comienzo de un deterioro prolongado y gradual de las relaciones entre Estados Unidos y China, mucho antes de que Trump ganara las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 con su agenda de “Estados Unidos primero”.

A pesar de haber sido rechazada por EE. UU., China ha elaborado un plan B. Se ha fijado el objetivo de unirse a las filas de los países avanzados de nivel medio y luego alcanzar y superar a EE. UU. Económicamente para 2035. Otro objetivo: lograr un avance significativo hacia la supremacía tecnológica.

Militarmente, China se ha fortalecido año tras año y su avance hacia el Pacífico ya se encuentra en una etapa que no se puede ignorar.

Las ambiciones de China están ahí para que todos las vean. Beijing ya no se molesta en esconderlos. La administración de Biden tendrá que idear un plan de juego. Sentarse de brazos cruzados no es una opción.

Cuando Biden visitó el restaurante Xi Yaoji Chaogan hace nueve años, no ordenó el plato estrella del restaurante. El hígado y los intestinos de cerdo guisados ​​eran demasiado para el estadounidense, a pesar del excelente sabor del plato.

Cuando se trata de formular la política de China, ¿se estremecerá Biden como lo hizo ante la idea de comer hígados e intestinos de cerdo? Japón, Corea del Sur y otras naciones asiáticas están observando.

Fuente: https://asia.nikkei.com/Editor-s-Picks/China-up-close/Analysis-Biden-s-old-friend-Xi-is-not-the-man-he-once-was

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *