Debate en el Congreso de Estados Unidos sobre USMCA -T-MEC

En tiempos de tregua, Trump planea ataque financiero contra China
octubre 2, 2019
Economía de México, con su peor desempeño en casi 10 años; se contrae 0.58% en julio
octubre 4, 2019
Show all

Debate en el Congreso de Estados Unidos sobre USMCA -T-MEC

El Tratado Comercial México-Estados Unidos-Canadá en las últimas semanas ha tenido gran número de expresiones de parte de Congresistas, Senadores Republicanos y Demócratas por igual. Los primeros empujando la ratificación, citando los grandes beneficios que sin duda les ha traído en los pasados 25 años de vigencia.  Los segundos, abogando por un mayor número de controles antes de ratificarse. En la publicación previa a este complemento escrito, cité los cuatros mayores desafíos-amenazas para nuestro país y el costo-sacrificio que implica para la economía mexicana.

Hemos demostrado con cifras elocuentes que este tratado, mal negociado antes en 1993, y ahora en 2017, nos ha traído pobreza extrema a nuestra clase trabajadora. Así mismo, hemos mencionado que la productividad de nuestro país y sus ciudadanos ha mermado. Se trabaja menos cada vez en la clase media alta y la élite de empresarios. Nuestra economía se ha convertido en una “Economía de Rentas”, donde el tratado comercial “NAFTA-TLC” ha creado una clase de “Empresarios Rentistas” (es decir, que viven de rentas).

Al lado de esta expresión tenemos la Banca y el sector financiero también de Rentas, que además renta el capital a altos costos a la clase trabajadora. Los empresarios de alto perfil acuden a fondos extranjeros a tasas menores y a “fondos privados entre amigos”. Sumado a esto, vemos que todas las grandes empresas comercializadoras de bienes de consumo, electrodomésticos y muebles, más que vender productos, te rentan capital vía artículos de consumo a tasas disparatadas, que empobrecen más a la clase trabajadora. Resulta entonces que estamos en una “Economía de Rentas” que se alimenta de “Remesas de paisanos en el extranjero”. Tenemos un país donde actualmente la productividad se vuelve más baja cada día, debido al interés especulativo en que vivimos, donde todos los que tienen capital sueñan vivir de sus rentas a alta escala.

El Tratado Comercial presenta ante este entorno grandes desafíos que implicarán aplicar medidas parecidas a las que China ha recurrido en esta Guerra Comercial con Estados Unidos. Si bien es cierto que el consumidor norteamericano ha terminado pagando los impuestos compensatorios que pesan a las importaciones de productos de consumo de China, las compañías de comercio electrónico que venden a través de portales, solo han incrementado sus precios de 25 a 30% en sus portales de venta, alegando que es para compensar el impuesto que tendrán que pagar sus productos para ingresar al mercado americano.

El efecto que se ha creado en la Economía Mundial y repercutido en el mayor mercado de poder adquisitivo, con mejor acceso a capital con bajo costo de Renta y tasas de interés atractivas (o sea, el de Estados Unidos), ha provocado un desacoplamiento de las cadenas de suministros a nivel mundial, lo cual ha distorsionado cualquier indicador del Comercio Exterior de Estados Unidos.

Un sin número de compañías afectadas en este suministro de proveedores de China ha creado un juego muy desigual, en el cual las compañías mejor asesoradas en materia aduanera, han recurrido ante el departamento de Comercio de este país a demostrar que sus productos deben quedar excluidos de este arancel proteccionista, implementado por el Representante Comercial de Estados Unidos como salvaguarda económica.

Cientos de miles de millones de dólares en mercancías han conseguido excluirse de las sanciones impuestas bajo argumentos diversos, basados en la imposibilidad de obtener este suministro ante disyuntivas de no poder crear el suministro en breve tiempo por medios alternos. Se han modificado, para casos de excepción, aranceles con “provisiones especiales arancelarias de excepción para ciertas empresas estadounidenses”. En resumen, se protege a la industria de casa.

México, por su parte, enfrenta cuatro grandes desafíos, que mencionamos anteriormente, y a los cuales se suma uno más. Cinco en total que pondremos en contexto:

1.Tema Biológicos: Medicinas de patente, para México hay una exclusividad de 5 años (Estados Unidos pretende que llegue a 12 años), Canadá 8 años y Estados Unidos 12. La medicina sin patente ha permitido a México mejorar los precios de fármacos, brindando mejor acceso a las clases más victimizadas de la globalización.

2.Tema ambiental ecológico (contaminación por plantas productoras en México que exporten a Estados Unidos)

3.Tema de aplicación del tratado (grupo de vigilancia especial de cumplimiento de los acuerdos comerciales obtenidos en el tratado)

4. Tema Laboral (salarios justos y condiciones laborales de seguridad en el trabajo a empresas exportadoras e los Estados Unidos)

5. Tema de Ley de derechos de autor del Milenio Digital de 1998, para su aplicación en México, para lo cual el país no tiene una ley espejo. Estados Unidos considera su mercado de 13 billones y busca hacer extraterritorial a México la aplicación de su ley doméstica. La música estadounidense aporta 143.000 millones y 1.9 millones de empleos a la economía de USA. Sin embargo, estas contribuciones se ven en peligro por la erosión de los derechos de autor perpetuados por aquellos que explotan el trabajo delos creadores para su propio beneficio.

Como podemos apreciar, el Tratado Comercial implica un alto costo para México. ¿Qué alternativas tenemos? Entender que, así como China ha podido, a través de diferentes herramientas Políticas-Diplomáticas y Comerciales, el hacer valer su peso específico en la cadena de suministros, nosotros también podremos hacerlo. Sería oportuno saber en breve qué mecanismos tienen preparado México y sus organismos empresariales privados, así como sus instituciones públicas, para contrarrestar estos grupos que se han creado dentro de las comisiones formadas en el congreso para llevar a cabo la vigilancia de la aplicación del Tratado Comercial.

El T-MEC-USMCA será sin duda para los Estados Unidos una gran herramienta para manipularnos y empobrecernos más aun, y para mejorar su nivel de ingreso. Será de esta manera un tratado comercial ventajoso para los vecinos del norte. Pero la pregunta es, ¿qué planes tiene nuestra administración Pública Federal para enfrentar tal desafío? Llama la atención que no se oyen comentarios de preocupación o bien una Estrategia Nacional para enfrentar al tratado comercial y obtener nuestra recompensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *