Las exportaciones se frenan y las reservas de carnes aumentan
marzo 4, 2020
Tecnología digital al rescate sanitario
marzo 9, 2020
Show all

El precio del transporte

En la era de la cuarta revolución industrial, parece una paradoja que nuestras poblaciones sigan siendo azotadas por pandemias, al mejor estilo de los tiempos bíblicos. El problema es que hoy, en un mundo interconectado, estas enfermedades también se expanden a un ritmo más acelerado por todo el globo, ampliando exponencialmente sus consecuencias.

La crisis sanitaria que ha desatado el coronavirus irrumpe en un momento de profundas tensiones entre capitales de Estados Unidos y China, en su disputa por controlar los eslabones estratégicos de la economía, relacionados a la tecnología de punta como el 5G y el desarrollo de Inteligencia Artificial, en una carrera por imponer las reglas del juego a escala global. Muchos piensan que no es casualidad ni obra de la naturaleza que la infección haya comenzado en el centro neurálgico del mundo, Asia-Pacífico.

La gravedad del brote llevó al gobierno del gigante asiático a implementar numerosas medidas para contener la enfermedad. Las provincias que representan casi el 69% del PIB chino permanecen todavía cerradas. El resultado ha sido la interrupción de la cadena de suministro global que funciona en estas regiones, donde se desarrolla la producción de autopartes, electrodomésticos, equipos informáticos y productos químicos.

China es el mayor exportador de productos manufacturados intermedios del mundo. Los primeros en sufrir la crisis fueron los mercados de productos básicos debido al impacto en la demanda de materias primas por la desaceleración de la fabricación y/o consumo del país asiático.

En pleno siglo XXI los grandes avances de la humanidad en materia de ciencia y biotecnología deberían traernos bienestar y soluciones inmediatas. Sin embargo, ante la aparición de una nueva epidemia de coronavirus y todas las consecuencias que ha tenido a nivel global, algunos aprovechan la situación para beneficiarse económicamente del problema.

Tal es el caso, por ejemplo, de los transportistas, que aumentan los precios de sus servicios, aprovechándose de la demanda en el traslado de productos desde y hacia China. Por ello, es importante que nos mantengamos al tanto de los precios estándares del mercado para no dejarnos engañar por oportunistas.

A continuación, les presentamos algunos ejemplos con las últimas tarifas de contenedores para rutas oceánicas desde China a tres destinos populares de EE. UU.:

Fuente: Freightos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *